Paseo por la mitología cántabra

Paseo por la mitología cántabra

Hace tiempo que no comparto ninguna escapada… Por eso hoy os quiero proponer una preciosa no muy lejos de Valladolid: el Mirador de Santa Catalina en Cantabria.

Es un lugar increíble y privilegiado para ver el Desfiladero de la Hermida.

Entre los pueblos de Cicera y Piñerespara, adentrándose por entre un pequeño bosquete, os podréis encaramar a este balcón divino… Y es que cuenta con un balcón al vacío para disfrutar las vistas.

Se puede dejar el coche en un parking y subir a pie por un maravilloso sendero entre el bosque o bien subir casi hasta arriba y dejar allí el coche.

Las vistas merecen la pena, os lo aseguro!

Además se trata de una impresionante atalaya trufada de historia desde la Reconquista, han encontrado restos de lo que fuera un castillo en ella!

Encima hay otro aliciente más para visitar este maravilloso lugar…

La Senda Mitológica del Monte Hozarco

Y es que a lo largo de este bosque lleno de robles, encinas, tilos, castaños y acebos, encontraremos un buen número de mitos cántabros!

Un paseo maravilloso por la historia cántabra, donde los niños se lo pasarán genial!

Podremos ver entre otros a la Ojáncana que ha salido de su cueva para buscar algún niño perdido que comerse. La Ojáncana da mucho miedo con esos colmillos de jabalí y su pelo sucio y enmarañado. Pero sobre todo por esos grandes pechos que lleva colgando de la espalda cuando corre.

O Pecu Ave, mitad hombre, mitad pájaro. Al que las mozas le cantaban

«Pecu, Pecu, Pecu, colita de escoba. ¿Cuántos años quedan para mi boda?»

O el Caballuco del Diablo que hace maldades la noche de San Juan.

O Tentirujo sentado en lo alto de una rama. Cuidado con este, que con sus engaños y conjuros pervierte a cualquiera.

O Enanuco Bigarista, un gnomo bueno que acompaña alaa hadas buenas.

O al Ocajano que hace de sus maldades con sus diez dedos en cada extremidad y su bastón que por las noches se convierte en lobo.

También está la Osa de Ándara, que aunque sea una mujer, tiene las manos y piernas grandes y llenas de pelo como los osos. Esta forzuda es buena, a no ser que te metas con ella.

Pero hay muchos más… así que animaros a recorrer este bello lugar, lleno de belleza y mitología

Deja una respuesta