Escapada por Ávila

Escapada por Ávila

Aprovechando unos días de vacaciones y un regalo que nos iba a caducar, nos dimos el lujo de disfrutar en familia tres días por la provincia de Ávila.

El destino lo marcó el cofre regalo de una escapada familiar. De las casas que nos gustaban en Castilla y León, la que tenía disponibilidad era allí. Y la verdad es que casi nunca hemos estado por allí.

Casa Spa la Villa

Lo que más nos atrajo de esta casa, fue la posibilidad de usar la piscina cubierta. Eso para las peques era ya lo más!

Son dos casas unidas, por lo que la piscina es para ambas. Y cada casa tiene varias habitaciones, por lo que puedes alquilar por habitaciones o por casa. Nosotros con el cofre, teníamos una habitación para 4.

Tuvimos la gran suerte de tener toda la casa para nosotros, por lo que aprovechamos a tope las zonas comunes para comer y cenar allí, algo con lo que no contábamos y que nos vino genial. Si había otro grupo en la casa de al lado, pero no tuvimos ningún problema para usar la piscina.

Sin duda, poder disfrutar de la piscina cuándo quisiéramos y sólo para nosotros cuatro, fue lo mejor de lo mejor. Ya sólo por eso, merece la pena ir a ese alojamiento.

Casa Spa la Villa

Villanueva del Campillo

Villanueva del Campillo se llamó también Villanueva del Obispo, por haber sido durante algún tiempo señorío eclesiástico, y más tarde Villanueva de las Carretas, por haberse dedicado muchos vecinos durante mucho tiempo al oficio de la carretería.

Pueblo de ricos y extensos pastizales, aún conserva muchos rasgos de su gran desarrollo ganadero.

Desde la carretera principal, hay un trecho hasta el pueblo. Se encuentra a una altitud de 1.400m sobre el nivel del mar.

En esa zona vivieron vettones, cultura ancestral ubicadas en la zona de La Tejera Vieja. Ellos realizaban esculturas talladas en piedra con forma de toro. Pues en esta localidad, se encuentra el toro vettón de mayores dimensiones de toda la península!

Además cabe destacar, la Iglesia de La Natividad de Nuestra Señora de estilo gótico de siglo XVI, que fue originariamente una fortaleza de origen Temple. Está en lo alto del pueblo y sorprende por sus grandes dimensiones.

Como curiosidad, frente a la puerta de poniente en una cruz del Vía Crucis se encuentra un símbolo de la Orden de Calatrava.Esta es otra  prueba del origen Templario ya que los caballeros de Calatrava se hicieron cargo de los bienes de la Orden Temple tras su disolución. La habéis visto?

Bonilla de la Sierra

Está dentro de los Pueblos más bonitos de España, y realmente lo merece. Es una villa pequeña pero preciosa!

Bonilla está estrechamente vinculada a la iglesia abulense por ser señorío del Obispado.

Durante su etapa episcopal, en esta villa se levantaron la espectacular iglesia, las murallas y el castillo.

Su castillo fue utilizado como residencia de verano de los prelados hasta el siglo XIX, cuando por la Desamortización de Mendizábal fue desvinculado del clero. Hoy día es propiedad privada, aunque su exterior se puede visitar.

La muralla de Bonilla contaba con cuatro puertas de acceso a la villa.

Lo que atrae todas las miradas sin duda, es la bellísima Colegiata de San Martín, se acabó de construir en la primera mitad del siglo XV, parece ser que debido a que Juan II, huésped del Obispo de Avila Lope de Barrientos, no pudo celebrar la semana santa en la Villa por tener una pequeña iglesia y no haber capacidad para su séquito y se desplazó a Piedrahita.

La gran iglesia empequeñece la porticada plaza medieval.

Hay en ella casas con soportales adintelados, arcos de medio punto y vigas de madera. El edificio del Ayuntamiento con un bello escudo fue construido bajo el reinado de Carlos III, en 1779.

El recorrido por sus empedradas calles permite ver varias casas con escudos, dinteles de adornos célticos y arcos de diferentes tipos.

Nosotros tuvimos la gran suerte de encontrar 2 nuevos amiguitos súper simpáticos, a los que las peques dieron de comer.

Como curiosidad, en Jueves Santo a las doce de la noche y el Viernes Santo a las doce del mediodía se realiza la Procesión de los Negros. Son tres penitentes vestidos con túnica y capucha negra que salen de la iglesia. Recorren el pueblo uno tras otro a una distancia de unos cien pasos y tocan diferentes instrumentos a un ritmo repetitivo: el primero lleva una campana, el segundo un tambor y el tercero un instrumento de viento.

Menos mal que no nos encontramos con ellos, porque menudo susto!

Sin lugar a dudas, un pueblo que sorprende por su belleza e historia. Lástima que no se valore más.

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta