Viviendo el Medievo

Viviendo el Medievo

Hace tiempo que tenía ganas de hablaros de la experiencia que supone visitar el Castillo de Villafuerte de Esgueva.

Y es que no se trata de una visita teatralizada, no, es una vuelta al pasado!

Fue construido en el siglo XV, siendo la residencia de la familia Franco, judíos conversos provenientes de Toledo, que adquirieron el señorío de Villafuerte.

Es el típico castillo señorial que todos tenemos en nuestra cabeza! Las peques cuando lo vieron, ya se imaginaron sin problemas dentro un cuento de princesas y dragones!

A nivel histórico decir, que sigue el patrón de la Escuela de Valladolid. Es una espléndida construcción de planta cuadrada con torres circulares en tres de sus esquinas y una gran torre del homenaje ocupando la cuarta, adornada con torrecillas semicirculares. También se halla rodeado por una barrera de menor altura con cuatro cubos en las esquinas y pasarela de entrada.

Volviendo a la visita… según cruzas el puente, accedes al Patio de Armas donde ya nos estaba esperando «el señor» del Castillo, quien nos dio la bienvenida e invitó a bajar a la sala que han acomodado para la venta de entradas así como recuerdos, y donde hacía menos frío.

Una vez que estábamos todo el grupo, el «señor» que sería nuestro guía durante todo lo recorrido, nos dio la bienvenida y advirtió que por parte de la Asociación Histórica de Villafuerte, lo que trataban era de recrear el castillo tal como sería en la Edad Media tal cual.

Para empezar, un escudero nos hizo una exhibición de destreza disparando flechas… fue rápido pues comenzó a llover…

Así accedimos a la Torre de Homenaje, donde la Asociación ha hecho un gran trabajo de recuperación y recreación.

Para no fastidiaros la visita, sólo diré que en el recorrido pudimos visitar diferentes estancias, conocer a «la dama» del Castillo y a una campesina, de forma que vimos las diferencias entre las vestimentas y costumbres de los diferentes estamentos sociales del Medievo.

También conocimos a un monje-soldado y quizás, el personaje que más nos sorprendió… la monja… Ummm deliciosas sus pastas!!!

Una visita sorprendente y muy muy educativa para los niños, se lo pasaron genial!

Ah! Y el próximo 1 de junio tienen organizadas visitas, apuntaros!

Deja un comentario