Un poquito de empatía, por favor

Buenas noches! Los que seguís la página de Facebook ya habréis visto algo similar a lo que comparto ahora. Como creo que ha quedado claro desde el principio, no soporto ninguna situación injusta ya sea por motivos de acoso, discriminación o lo que sea… Lo siento, pero me supera.

No entiendo por qué el ser humano no piensa más en que enfrente lo que tiene es otro ser humano, con sentimientos, con una vida por delante, con unas ilusiones, unos miedos y unas vivencias… Si se practicará un poquito más la empatía, el mundo sería un lugar mucho mejor para todos, sin duda. O acaso a ti no te gusta una simple sonrisa cuando te cruzas con alguien? O es que prefieres ver caras largas siempre?

Pues imaginar lo que debe ser, encontrarte en una situación difícil ya de por si, como es ver a tu hija sufriendo por una enfermedad, tu niña, esa persona que más quieres y que sólo querrías ver sonreír y disfrutar… Y si ya es duro ver a un menor enfermo, imaginaros que encima su centro educativo en lugar de ayudar, pone pegas y problemas… cómo os sentiríais? Qué pensaríais?

Por supuesto, que hay magníficos profesionales, profesores con una gran vocación y que ejercen magisterio no sólo por un sueldo, sino porque les apasiona enseñar… Pero también, lamentablemente, hay muchosssssssssss otros que no lo son, quizás en su día tuvieron vocación, no voy a entrar ahí, pero que la han perdido eso seguro. Y centros que sólo les preocupa la «normalidad» y el llegar a unas estadísticas. Sé que esto no es muy políticamente correcto, pero como madre y como persona, me veo más que obligada a compartir el testimonio de una madre, de un ser humano, que sufre… y mucho… y no debería ser así…

Nos ayudáis a que esto no sea así? No sé si alguien leerá o no este blog y podrá hacer algo por cambiar la situación, pero si al menos, consigo que alguno de los que lo leáis, os pongáis en su papel… creo que habrá merecido la pena… Aunque ojala que se solucione, porque NADIE se merece una situación así… y mucho menos una MENOR ENFERMA CON GANAS DE APRENDER!

Os dejo el testimonio de su madre:

«Sé que me voy a arrepentir.
Sé que antes tendría que hablar con ellos.
Sé que no todo el mundo es igual.
Pero estoy tan, tan, tan cansada. Nuevamente tendremos que luchar con la falta de empatía y colaboración docente. Estoy harta de leer noticias sobre lo malos que somos los padres y lo fatal que lo estamos haciendo con nuestros hijos. Lo mal educados que están y lo mucho que tienen que luchar con ellos en el aula. Os aseguro que muchos sufren lo contrario.
Todos los comienzos de curso nos reunimos con el/la [email protected] para explicarles la situación de mi hija y todo son buenas palabras y comprensión. Pedimos que colaboren haciéndonos llegar de alguna manera cómo podemos ayudar para que pueda ponerse al día con lo que trabajan en el aula a través del/a [email protected] y con notas personales que le entrega la propia alumna. Hasta este año (tercer año que está en el insti) no ha habido colaboración. Y sólo dos profesores. Porque son ellos quienes tienen que hacerlo, no sus compañ[email protected]
Entregamos informes médicos pero como todo son enfermedades benignas (vamos, que no se me muere) y hemos pasado al médico de familia y comenzamos el periplo nuevamente, pues tengo la impresión que se creen que la niña falta porque le da la gana …. aunque en cuanto se encuentra mal en clase enseguida le dicen «¿quieres irte para casa?», (no siendo que le pase algo conmigo, no por favor).
Tengo que encontrarme con anotaciones en el boletín de calificaciones sobre que no entrega los trabajos a tiempo, o como hoy que alguno ha dicho en su clase que como falta a clase no le llega la nota y tiene que hacer la recuperación.
Creo que no se leen los expedientes, que los tutores no se reúnen con los compañeros o al menos transmiten la información.
El primer trimestre pedí reunirme con 4 profesores. Sólo me ha recibido uno. No es para abroncarle, llorarle, suplicar, es para que me enseñen sus pruebas y me ayuden a ayudar a su alumna, mi hija.
Que si hay muchos por delante, que si se lo recuerde la alumna/mi hija, etc… Que si quieres arroz Catalina.
Por cierto, hoy comienza Junio. Quedan 3 semanas de curso.
Me siento ninguneada, maltratada, ignorada, incomprendida, etc …
Si voy a jefatura, dirección, inspección, etc…¿creéis que esto cambiará o lo estamos haciendo mal sus padres por preocuparnos antes por su salud que por su educación?
Pase lo que pase , la culpa siempre nuestra/vuestra.
Somos muy flojos, sí, intento obligar a mi hija a ir a clase, al menos a los exámenes porque si no, no pueden evaluarla. Tengo la impresión que la evaluación continua es mentira. (¿Impresión? )
No podemos solicitar profesores en casa porque no sabemos cuándo estará mal y cuánto durará.
Y sí, ya me estoy arrepintiendo de compartir esto con [email protected] Pero voy a hacerlo. Que al menos aparezca una queja de una madre de lo mal que lo están haciendo los docentes.
Y sin extenderme. Que podría hacerlo.»

Deja una respuesta