Un paseo por Tierra de Campos.

Un paseo por Tierra de Campos.

Estas preciosas vistas desde el castillo de Montealegre nos animan a recorrer esta comarca natural que se reparte entre las provincias de Valladolid, Palencia, León y Zamora.

Montealegre de Campos.

Montealegre ofrece en su interior una vista digna de admirar. Para empezar la preciosa Calle Mayor, con interesantes casas de adobe y la mayoría de piedra, con su ayuntamiento a la cabeza. La iglesia de Santa María del siglo XVI, construida en piedra.

La otra iglesia, la de San Pedro, del siglo XVII. Resulta impresionante el retablo mayor, así como el Cristo que fue traído desde la Ermita del Humilladero que se encuentra a la entrada del pueblo.

Y siguiendo paseando, nos toparemos con el edificio más importante, el castillo-fortaleza de los siglos XIV-XV. Tiene tres plantas con un enorme patio interior. Es de planta cuadrada, con muros de hasta cuatro metros de espesor y 20 de altura, en el que cabían hasta 2.000 guerreros.

En su interior alberga un Centro de Interpretación del Medievo, se puede visitar entre abril y septiembre.

El patio de armas acoge en verano conciertos programados dentro de las «Veladas de los castillos», organizadas por la Diputación de Valladolid.

Ya a las afueras del núcleo histórico, y en la carretera que nos lleva hasta Valdenebro de los Valles, nos encontramos con el último de los edificios relevantes de Montealegre, como es la Ermita de Nuestra Señora de Serosas, la que también es conocida como «la estrella de Campos».

Con todo este elenco monumental, un pueblo como Montealegre era de esperar que fuera declarado Conjunto Histórico-Artístico.

Grajal de Campos

Grajal de Campos es un pequeño pueblecito de la comarca de Tierra de Campos, en la zona ya de Palencia. En sus estrechas callejuelas pueden verse típicas casas de adobe, piedra y ladrillo con cubiertas de teja, construidas a la antigua usanza.

Además, cuenta con 3 edificios catalogados como Monumentos Nacionalesel Castillo de artillería, la Iglesia de San Miguel, y el Palacio de los Condes de Vega.

Castillo s. XVI

Es un castillo muy grande y robusto, de planta cuadrada, formado por altísimos muros de piedra y varios torreones almenados de forma circular. Se edificó en el siglo XVI y tuvo una función puramente defensiva, estando considerado el primer Castillo íntegramente Artillero en España. De hecho aún puede verse un cañón!

Iglesia de San Miguel.

Situada en la Plaza Mayor, frente al Consistorio, la Iglesia de San Miguel data del siglo XVI y fue construida en una mezcla de estilos gótico y mudéjar. Tiene una forma de lo más curiosa!

El presbiterio estaba comunicado por uno de los laterales con la torre del Palacio de los Condes de Vega, ya que la familia nobiliaria no acudía a la iglesia con el pueblo, sino que la escuchaban a través de una reja en un habitáculo desde el propio palacio.

Palacio de los Condes de Vega.

Construido en el siglo XVI. Destaca especialmente la fachada principal, por la galería con arcos de estilo renacentista italiano. En el interior tiene un claustro de dos pisos, y las dependencias de palacio estaban decoradas con yeserías, artesonados, labras de piedra y estucos. Actualmente parte ocupa un albergue de peregrinos del Camino de Santiago.

Desde este pequeño pueblo pero grande en monumenentos partimos hasta el cercano Sahagún.

Sahagún.

La ciudad de Sahagún se encuentra en una suave pendiente entre los ríos Cea y Valderaduey. Se sitúa en la ribera del Cea, dentro de la Comarca de la Tierra de Sahagún, en la zona oriental de la provincia de León.

Sahagún, histórica ciudad que se extiende sobre un suave montículo y cuyo centro neurálgico es la plaza Mayor, que conserva su estructura de soportales. En sus calles pueden contemplarse algunas casas de entramados de madera y ladrillo o con revocos de paja y barro.

Entre su patrimonio artístico, herencia de su pujante pasado, destacan el monasterio de San Benito el Real, del que hoy sólo queda un arco neoclásico.

Las iglesias de San Tirso siglo XII de estilo mudéjar y con una torre preciosa. En su interior hay varias maquetas muy interesantes de las iglesias más representativas del pueblo y una recreación de como pudo ser el en su época de esplendor el Monasterio de San Benito.

Iglesia de San Lorenzo, de estilo mudéjar también del siglos XIII.

El convento de las Benedictinas, hoy museo de Sahagún; y el santuario de la Peregrina, en las afueras.

Nuestra Señora de la Peregrina destaca por ser parte del antiguo Convento de San Francisco y por contener la famosa talla de la Virgen que hoy se encuentra custodiada por la Orden de las Monjas Benedictinas en su propio museo. La visita es un imprescindible y sorprende por su parecido con los estucos de la Alhambra o de Córdoba.

En cuanto a la Arquitectura Cilvil Sahagún tiene su máximo representante en Puente Canto de origen romano.

Una escapada de lo más recomendable y un acercamiento duro y real de la España vaciada… no dejemos que desparezca este patrimonio!!!

Deja una respuesta