¡Cómo hemos cambiado!

¡Cómo hemos cambiado!

No sé si será que me estoy haciendo más mayor, o que con esta situación tan extraña por el COVID-19 cada vez me da más por pensar… pero madre mía, ¡Cómo hemos cambiado!

Hace no muchos años ni existía el patinete… y ahora los patinetes eléctricos triunfando!

Cuando yo era pequeña, el tener una bicicleta era lo más de lo más. Los veranos en el pueblo, quien no tenía bicicleta era casi un proscrito. Todo giraba en torno a ella. Nos movíamos en bici, jugamos con la bici… todo era con la bici. Como aquel que dice menos comer y dormir, el resto, con la bicicleta.

Ahora aunque los niños también usan la bicicleta, ni punto de comparación.

Desde pequeños pueden disfrutar de las motos. Hay algunos que son verdaderos genios con ellas, corren que se dan gusto. Mis hijas también han pegado buenas carreras con ellas, sobre todo la peque que es una trasta.

Cuando la moto se queda pequeña, tienen dos opciones, la bicicleta o los patinetes. Estos últimos en mi época ni existían, una lástima porque creo que me hubiesen gustado mucho, sobre todo para moverme.

Para los más pequeños, tienen la posibilidad de poder usar patinetes con tres ruedas que les ayudan a tener más estabilidad, pues monten o no él, no se cae, siempre está de pie.

Pero como todo evoluciona y cambia… ya han llegado los patinetes eléctricos que están súper triunfando entre niños y adultos!

Patinetes eléctricos

Al comprar uno para un niño es importante tener en cuenta: el rendimiento, el diseño y las limitaciones de edad recomendadas deben tenerse en cuenta antes de su selección final.

La edad mínima recomendada para los patinetes o scooters eléctricos es de 8 años en adelante.

Es importante tener en cuenta la batería, el si tienen correa o no, si se pliegan… quizás no sea lo más vistoso, pero muchas veces el que sea práctico o no, a la larga es lo que más se valora.

Os dejo varios modelos de patinetes eléctricos baratos que podréis visitar pinchando en el el enlace.

Pautas de uso de un patinete eléctrico

  • Se recomienda la supervisión de un adulto para niños menores de 8 años en todo momento.
  • El equipo de seguridad adecuado es esencial: casco de seguridad aprobado con una correa para la barbilla bien abrochada, así como coderas y rodilleras, si es necesario. Además, siempre deben usar zapatos deportivos con cordones atados y suelas de goma y nunca subirse al scooter descalzo o con sandalias. Los zapatos cerrados les ayudan a tener más estabilidad cuando conducen o cuando necesitan detenerse.
  • Comenzar despacio. Los niños son niños y querrán superar sus límites, pero lo mejor es que primero tengan una idea del scooter y gradualmente alcancen la velocidad máxima.
  • Tratar de evitar las áreas de conducción ocupadas para evitar situaciones de riesgo tanto como sea posible para aliviar el estrés para todos.
  • Mantener cogido el manillar en todo momento.
  • No conducirlo en lodo, hielo, charcos o agua.
  • Evitar golpes agudos, rejillas de drenaje y cambios repentinos en la superficie.
  • No usar auriculares o el móvil cuando se use.

Sí, es una actividad divertida, pero todavía se aplican reglas de seguridad. Cuanto antes se adapten a estos, mejor.

Deja una respuesta