Semana Santa en Cádiz

Semana Santa en Cádiz

Buenas noches! Hoy tengo el placer de compartir con todos vosotros, esta entrada que ha escrito mi querida amiga Lidia, del blog Lidita Swan del que ya os hablé. Lidia es una persona generosa y abierta, siempre dispuesta ayudar. Cuando la propuse que escribiera algo en mi blog, no lo dudo, un post sobre su tierra… espero que os animéis de este modo a conocer más su blog y de paso, Cádiz…

SEMANA SANTA EN CÁDIZ

La Semana Santa en el Sur de España es una de las fiestas o acontecimientos más importantes y es que lo que unos lo ven como una creencia otros lo ven como un arte.
Esos días, desde el Domingo de Ramos, hasta el Domingo de Resurrección, nuestras calles se visten de gala, y es que encontrarás olor a incienso por cada rincón, pasarelas con sillas esperando ser ocupadas, familias enteras en las calles desde por la mañana y en algunos casos hasta la «madrugá». Son días de celebración y sobretodo son días de sacar a pasear a los distintos pasos, y que se vea el trabajo que hay detrás de cada cofradía. 
Aquí en Cádiz empezamos el Domingo de Ramos desde bien temprano, salen procesiones de algunas de las cofradías más emblemáticas de la capital, como puede ser la virgen de La Palma, que es la Virgen de uno de los barrios más típicos de Cádiz, el barrio «La Viña». También nos encontramos con pasos como el más grande y con más peso de toda la Semana Santa gaditana, como es la Santa Cena.
Todas las procesiones lo que representan es toda la vida de Jesús desde que llega en la borriquita a Jerusalén, hasta su propia muerte crucificado en la cruz. Pasamos por pasos como puede ser «La oración del Huerto», «Los distintos nazarenos» acompañados siempre con otro paso detrás que sería la Virgen María. 
Pero lo interesante es que muchos que no vivan estas fiestas no lo entiendan, y es que lo ven como si fuera un acto de fe, que también pero no siempre al 100%. 
La Semana Santa se ha convertido en mucho más que un acto de fe, sino que es  una exposición de arte y cultura impagable. Contamos con esculturas que tienen años de antigüedad, manto de la virgen bordado a mano por personas que son un auténtico arte, bandas de músicas que nos endulzan la fiesta con sinfonías maravillosas a la altura de grandes autores, decoraciones florales que alegran la vista, por no hablar de los dulces típicos de dicha fiesta, como pueden ser las torrijas.
En la capital gaditana hay algo que desde bien pequeña me recuerda a la Semana Santa, y es el pirulí. Si hablas de pirulis, hablas de Semana Santa y viceversa. Ahora os estaréis preguntando ¿Qué es un pirulí? Un pirulí es un caramelo en forma de capirote de penitente envuelto en un papel de color. Es típico andar por las calles viendo procesiones e irte comiendo un pirulí. Igual que es típico esperar que pasen las procesiones por Catedral, comiendo las típicas empanadas de uno de los establecimientos más antiguos y míticos de nuestra tierra. 
Os invito a todos a que bajéis a disfrutar de nuestra fiesta, de nuestra forma de ver la vida y porque no, de nuestras playas, nuestros monumentos y sobretodo de nuestra gente, que es mucha y muy bonita.

Deja un comentario