Jugando a balancearse

Jugando a balancearse

No sé vuestros peques, pero a mis hijas desde muy peques les ha encantado lo de estar jugando a balancearse. Incluso ya de bebés, las encantada la sillita que se balanceaba… anda que no me di paseos con ella por toda la casa para que la mayor me dejará hacer aunque sólo fueran las camas!

Jugando a balancearse

Pero es que… a quién no le gusta lo de estar jugando a balancearse?

Hoy me gustaría hablaros de dos juguetes que creo que a todos los niños les encantan. Uno como imagino que habréis deducido son los balancines para niños y otro las casas para niños de plástico para exterior o interior.

Ambos son juguetes con los que pueden pasar muchas horas jugando, ya sea solos o acompañados. Y si tienen una calidad más o menos razonable, duran un montón de tiempo!

Los dos juguetes tienen como grandes ventajas: el juego en equipo, la motricidad,  la imaginación…  ya que podrán crear divertidas historias y horas de juegos y cuentos inolvidables. Creo que no conozco a ningún peque que si ve una casita de plástico no se meta de cabeza en ella, al igual que los balancines. De hecho, reconozco que mi sueño infantil habría sido tener un jardín para poder tener una casita de plástico!

Balancines infantiles:

Algunas ventajas de los balancines infantiles son:

  • Ayudan a integrar al niño en su entorno a través de la exploración y del movimiento.
  • Potencian el juego libre: el único límite es la imaginación de quien juega.
  • Fomentan el desarrollo de la motricidad global.
  • Mejoran la habilidad de coordinar movimientos.
  • Ideal como regalo para niños en los primeros años de vida.
  • Estimulan el desarrollo de la autoconfianza: aprenden a gestionar la frustración y la autosuperación.
  • Favorece el ejercicio físico.
  • Es un juego imaginativo: fomenta la curiosidad, mejora la creatividad y facilita el pensamiento a la inteligencia.
  • Es un juguete experimental.

Aspectos a tener en cuenta cuando compras un balancín:

  • Edad: los balancines para bebés, serían aptos a partir del año de edad y los balancines infantiles, que normalmente se empiezan a usar a partir de los 3 años.
  • Material: es importante comprarlos de un material resistente pues aportará durabilidad, estabilidad y seguridad de los peques, y dará gran tranquilidad a los padres.
  • Juguete interactivo: están recomendados a partir del año de edad y normalmente los utilizarán hasta los 3 años aproximadamente.
  • Espacio: este suele ser el mayor reto, dónde lo vas a colocar? Además eso hará que pueda ser de un material u otro.
  • Juego individual o compartido. 
Dentro de los balancines infantiles habría varios tipos: los que son para niños un poco más mayores y los balancines para bebés.

Balancines para bebés:

En los balancines para bebés, el balanceo les ayuda a calmarse y relajarse, doy fe por mis peques. Además que es un juguete clásico que les encanta.

Dentro de toda la variedad que hay (cada vez más en el mercado), siguen triunfando los caballitos balancín, si bien ahora hay incluso unicornios de peluche!

También están los balancines que incluyen centro de actividades, así además de estar jugando a balancearse, cuentan con muchas otras posibilidades para mantenerse entretenidos con los diferentes botones y sonidos,  y las  luces de colores. O los que se convierten en corre pasillos.

También encontramos la tabla curva de Montessori  o el balancín Waldorf, que se basa en los principios de Montessori. Este balancín es adecuado para bebés y niños, y ofrece grandes posibilidades de juego, ya sea para balancearse, realizar equilibrio o utilizarlo de columpio.

Deja una respuesta