Día del prematuro

Día del prematuro

El 17 de noviembre es el día de esos grandes héroes: el Día del Prematuro.

día del prematuro

Como sabéis los que me seguís, soy madre de una gran prematura. Ahora que ha pasado el tiempo, miro hacia atrás y me parece increíble!

Mi niña que ni pesó 1kg y ahora es toda una mini mujercita! Porque son unos héroes y los milagros existen.

En estos tiempos tan difíciles para todos, no me quiero ni imaginar lo que estarán viviendo los padres recientes de estos pequeños. Ahora que es tan difícil poder estar en los hospitales… qué miedo y que dureza tiene que ser estar pasando por esto!

No quiero endulzarlo, porque sería mentir. Es algo horrible que hasta que no vives ni puedes imaginar… por mucha empatía que pongas.

día del prematuro

El miedo que vives es constante desde que te pones de parto o te lo inducen. En mi caso el miedo existió desde que supe que estaba embarazada pues sabía que era un embarazo de alto riesgo… más teniendo en cuenta que era gemelar.

Viví esas 25 semanas con un nudo constante en la garganta… cada semana cuando iba a la Unidad de Embarazos de Riesgo del Clínico de Valladolid, iba como un preso condenado a muerte temiendo las peores noticias. Y lo peor, es que salía con la soga al cuello cada vez… todo lo que podía pasar, pasaba.

En mi caso sé que soy una gran afortunada porque siempre conté con un gran compi al lado, nunca me dejó caer y siempre siempre estuvo ahí por duro que fuera.

Porque no, lo siento, pero un embarazo no une una pareja. Un hijo es la mayor prueba de fuego para una pareja. Así que por favor, si estás leyendo esto y estás pensado en tener un hijo porque no estás demasiado bien con tu pareja, ¡no lo hagas! No cargues con esa responsabilidad a un ser inocente y sobre todo, piensa que si ahora no estáis muy unidos, un bebé no unirá, no es pegamento. Al contrario, os pondrá al límite.

Durante esas 25 semanas, nuestro miedo era casi paralizante… desde la semana 20 me dijeron que en cualquier momento podría ponerme de parto. Por mucho que hiciera reposo, por muchos cuidados que llevará…

Pero aguantaron. Gracias mis campeonas! Y el 12 de agosto me puse de parto… cuando fui al servicio y vi la sangre, quise morirme. Corriendo al hospital, si os soy sincera ya ni sé si llegué en ambulancia o en nuestro coche… Enseguida me subieron a la zona de paritorios, trataron de frenar el parto pero imposible, tenían muchas ganas por salir.

Siempre he dicho que si no me hubiesen anestesiado creo que ni lo hubiera notado. Lo único que me preocupaba e importaba era oír ese famoso llanto que venden en las pelis de los niños al nacer…

Durante años no pude comprender ni contar con alegría mi parto. Para mi fue uno de los días más tristes de mi vida. Porque yo no quería! Quería que se hubieran quedado ahí dentro. No sabía lo que era ver a tu hija al nacer, no poder sentirla…

Según las fueron sacando (al ser tan pequeñas, su única posibilidad era una cesárea), se las llevaban a la sala de al lado donde estaban ya todos los pediatras para atenderlas… Menos mal que las oí llorar… ahí fue cuando por fin pude respirar. Por lo menos existía una esperanza a la que aferrarse.

Yo no las pude ver hasta el día siguiente, por la epidural. Mi marido sí, y las hizo unas fotos a las que me aferre de que manera… Sólo quería que pasará pronto esa noche para poder verlas, para poder tocarlas, para poder conocerlas.

Así empezó una lucha. Una lucha por vivir. Ellas luchando como dos jabatas por agarrarse a la vida… tremenda lección de ganas de vivir nos dieron a todos! Y la lucha de unos padres por poder pasar todooo el tiempo del mundo por estar con sus hijas.

día del prematuro

Recordaré siempre las broncas del personal de la UCI pediátrica por verme de pie con los puntos y todo. Pero como no? Ni me dolían los puntos, ni incluso cuando se abrió y tuvieron que volver a abrirme y coserme. Mi única preocupación eran ellas.

Esas largas esperas a la puerta de la UCI para poder verlas, para esperar el temido parte médico… Pues fueron meses de subidas y bajadas. Cada hora podía pasar de todo.

Nunca podré agradecer lo suficiente al equipo de la UCI Pediátrica del Clínico. Por su gran profesionalidad, por cuidar tan bien a mis niñas. Por cuidar a los padres. Por tratarnos con tanto cariño y delicadeza. Por no ocultarnos nada. Por compartir con nosotros nuestro dolor y nuestra alegría.

día del prematuro

Porque estar en una UCI es… buff. Recuerdo los pitidos que incluso por la calle o en mi casa seguía oyendo. Todos esos aparatos. Las vías. Ahora cuando pienso en mi niña, reconozco que hasta que no salió a Neonatos, para mi era un misterio… porque aunque hicimos el método canguro muy pronto, siempre iba llena de cables… su carita completa hasta pasado más de un mes ni la pudimos ver!

Y lo peor, enfrentarnos a la despedida… mi angelita por más que lucho no lo consiguió. Al mes y medio se fue. Aunque sé que sigue aquí, en su hermana. Porque ella siempre nos dio fuerzas para seguir adelante, para ayudar a su hermana a salir adelante… Para que años después pudiéramos dar la bienvenida a la pequeña terremoto.

Claro que duele haberla perdido, pero siempre me he sentido afortunada de haberla podido conocer y haberla podido tocar y hablar con ella. A pesar de lo poco que pude vivir con ella, me dio mucho más que la mayoría de la gente.

día del prematuro

Pero ahí no acaba el periplo. Mi campeona paso a neonatos… al final fueron casi 3 meses ingresada. Días de ir y venir al hospital todo lo que nos dejaban. Me alegra mucho ver que ahora la sala de Neonatología ha cambiado mucho sus protocolos, porque con ella sólo podíamos ir dos veces al día y el personal la verdad es que no fue mucho apoyo ni empático…

Cuando por fin nos la pudimos llevar a casa, ¡qué miedo! Para que os hagáis una idea, esa misma noche nos presentamos en urgencias por el miedo de que no respiraba!

Porque eso creo que si condiciona bastante a los padres de prematuros. El miedo constante, el tenerles hiper controlados. Cualquier cosilla que puedan tener o hacer, se vive muchísimo más y con muchísimo más miedo… Por ejemplo, con su primera otitis al verla tan mal y rara, nos planteamos que pudiera tener algún síndrome de estos raros…

En nuestro caso, a pesar de su gran prematuridad no ha tenido complicaciones y apenas si ha tenido un seguimiento médico diverso al resto de los niños. Pero hay niños que si, que tendrán que ir mucho más al médico, que lo pueden tener más difícil.

Si has llegado a leer hasta aquí, por favor, si conoces a unos padres de prematuros, sé empático y cuida lo que dices, pues no es fácil y cualquier comentario por bienintencionado que sea, puede hacer mucho mucho daño. Respeta sus silencios, y sobre todo dales espacio. Si no te dejan ir a verles, es porque deben cuidar el entorno de su pequeño. Ya habrá años para poder verse y disfrutar…

Y si eres padre/madre de un prematuro, un mega abrazo. Si quieres, únete al grupo de Telegram

Por esos grandes héroes con un tamaño tan diminuto!

 

Deja una respuesta