Descubriendo la sierra de Albarracín

Descubriendo la sierra de Albarracín

Esta noche os proponemos descubrir la Sierra de Albarracín (Teruel). Queremos compartir una espectacular excursión para toda la familia en la que con ayuda de pasarelas, puentes y escaleras nos adentraremos desde Calomarde y siguiendo las aguas del río Blanco, en el estrecho y sinuoso Cañón de los Arcos, en el corazón de la sierra de Albarracín. Teníamos ganas de hacer esta ruta y aprovechando que estábamos por la zona, no dejamos pasar la ocasión. Calomarde está cerca (18 kms.) de uno de los pueblos más bellos de España, Albarracín. Así que esta ruta puede ser un buen complemento para disfrutar también en la naturaleza. Junto a la población de Calomarde, encontramos el Cañón del Río Blanco, una ruta de senderismo que destaca por ser muy bonita y entretenida. Es bastante suave, ya que apenas tiene cuestas, pero sí numerosos pasos colgantes sobre el río, lo que lo convierte en un recorrido único. Eso sí una ruta no apta para sillitas ni niños demasiado pequeños. Vamos a conocer todos sus detalles:
La ruta parte del propio Calomarde y se recorren alrededor de 6 km contando ida y vuelta. Hay que atravesar todo el pueblo y, justo antes de salir de él, encontramos un camino que se desvía hacia la derecha, en el que empieza el recorrido. Al principio se trata de un camino ancho en el que incluso hay columpios o bancos. En el gran cortado que hay junto a él es fácil ver algún buitre vigilando su morada, nosotros pudimos divisar muchísimos. Al poco tiempo el camino ancho ya se transforma en una ruta más estrecha y pronto comienza el plato fuerte de este lugar: las pasarelas sobre el río Blanco. Son totalmente seguras y es genial pasar sobre ellas, ya que te quedas prácticamente flotando en el cañón. Durante todo el recorrido hay bastantes pasarelas colgantes, así como puentes. La mayoría del camino es plano, aunque tiene algunas pequeña subidas. Uno de los aspectos que más nos gustó de la ruta es que transcurre por dentro del Cañón, pero no por eso es peligrosa, ya que en cualquier cuesta o zona más complicada hay escalones, barandillas, etc. En general, está todo en muy buen estado. Una vez termina el Cañón, la ruta continúa por un pequeño recorrido que atraviesa un bosque de álamos, hasta que se llega a un antiguo molino en ruinas: el Molino de las Pisadas. Este es el punto de inflexión de la ruta. Lo común es volver por el mismo sitio hasta Calomarde. No obstante, también se puede seguir caminando hasta llegar a Frías de Albarracín, que está a 5 km de este lugar. Nosotros regresamos sobre nuestros pasos hasta donde teníamos aparcado el coche y después de reponer fuerzas nos acercamos a ver la Casacada Batida o del Viejo Molino. Está se encuentra a un par de kilómetros de Calomarde dirección Albarracín. Una excursión muy entretenida en la que las peques aventureras se lo pasaron genial. Y que terminamos disfrutando en Albarracín, pero eso ya os lo contaremos ?

Deja una respuesta