Civismo por favor

Civismo por favor

Este es uno de los posts que más tiempo me ha llevado decidir si lo escribía o no.

Pero creo que lo que más se necesita ahora es un poco de civismo, por favor.

civismo por favor

Llevo oyendo mucho en los medios, la importancia de que los influencer hablen con cabeza. Sé de sobra que no soy una influencer, ni lo pretendo! Pero si con mi historia 2 o 3 personas toman conciencia, ya me sentiré compensada.

Muchos cuando pensamos en el Covid (bicho) rápido nos vamos a pensar en personas intubadas o sino en gente irresponsable… Pero nada más lejos de la realidad.

No siempre el Covid da fiebre, ni tos, ni nada de eso que dicen. Así que, cuidado!

En mi caso familiar, ninguno tuvimos fiebre, ni tos, teníamos olfato y gusto. La gente que me conoce, sabe que valoro la salud por encima de todo y no soy de quedarme en casa si no me cuadra.

El 18 de diciembre, fuimos de urgencias al centro de salud (pedir cita se demora en el mejor de los casos una semana). Motivo: sospecha de otitis o gripazo. Ante la duda, prueba de antígenos.

Yo positivo directamente. Ni os imagináis mi cara de sorpresa. No tenía ni fiebre ni nada! Mi chico positivo por PCR.

Directos para casa. La cabeza dando mil vueltas: nevera medio vacía, las peques en el cole, mi madre que iba a venir en Navidades… todo a la porra!

El cerebro a mil por hora pensando personas con las que habíamos tenido contacto sin mascarilla… el miedo a lo qué podría pasar…

Corriendo a por las peques. Aviso a la dirección. Buff todo incertidumbre.

Eso sí, debo decir que la labor de rastreo y sanitaria impecable. Ese mismo viernes nos llamaron hasta 3 personas: de la prueba, nuestra médica de cabecera, el ejército; para preguntar cómo estábamos y empezar el rastreo.

El sábado PCR a las peques y abuela. Todo rápido! Pedido de compra on-line. La vida seguía.

civismo por favor

Afortunadamente, la abuela dio negativo que era nuestro gran miedo. El resto, en casa confinados. Pero dando gracias porque salvo un ligero malestar, nos encontrábamos bien.

Fueron días raros. Días donde disfrutar en casa, donde re-imaginar una Navidad diferente. Días donde comprobar quien te quiere y quien te trata como un apestado…

En esos días, positivo de una gran amiga, quien fue al médico por un simple «moquillo» y por mi insistencia… Y menos mal porque hubiera podido terminar muy mal si no lo hubiera visto pronto.

Mi perplejidad al ver que hay gente que no quería ser rastreada porque claro, te toca quedarte en casa y te amargan las Navidades… perdona???

El 29 de diciembre llegó la PCR negativa. En mi caso me la hicieron porque sin ella no me podría poner la inyección de la migraña. En el caso de mi chico por conciencia social por donde trabaja… Pero por protocolo general no se hace, algo que no logró entender.

civismo por favor

Pero no. Acabé el 2020 más o menos bien, aunque sin contactos por prudencia. Pero el 5 de enero volvió la pesadilla…

El 5 de enero, migrañón. En Reyes igual. Pero el día 7 por la tarde, con 3 mantas encima y seguía tiritando: llegue a tener 38.9°.

En mis más de 4 lustros, he tenido poquísimas veces fiebre. Me asusté, no por mi, si no por terceras personas.

El viernes 8, acudí a urgencias porque seguía con mucha fiebre. Por lógica, el Covid no debería ser… Pero no tenía nada aparente que justificará la fiebre. Así que placa de tórax (bien) y antígenos/PCR.

El sábado mientras todos disfrutaban de la nieve, yo seguía con mis tiritonas y fiebre. Empezaba ya a tener dolor de abdomen.

En esta ocasión, nadie me llamó. Tuve que ver el resultado de la PCR por la app del Sacyl: negativo.

El domingo acudí a urgencias del ambulatorio. Nuevo test de antígenos negativo y que el dolor de abdomen sería infección de orina (sin prueba ni nada).

El lunes mi médica de cabecera me hizo ir para verme. Seguía con fiebre y el dolor iba a más. Volante para ir directamente al Clínico.

Tras análisis de sangre, orina, radiografía de abdomen y eco, llegó el diagnóstico. Tenía que ingresar (En serio???) por inflamación de elión y ciego.

No sabía ni de qué me hablaban! Dos partes del intestino que ni sabía que existían! La médica debió de alucinar con mi cara de sorpresa, y para consolarme me dijo «al menos no hay que operar». En serio???

La noche del lunes apenas dormí. Lloré de miedo e impotencia. No podía entender qué pasaba, ni por qué. Y sola, están prohibidas las visitas.

Afortunadamente el antibiótico funciona y el jueves me dieron el alta. Aún no sé si es algo puntual, o una enfermedad intestinal (rezó para que no), ni el por qué… será una consecuencia del Covid?

Si cuento mi historia, no quiero dar pena ni lástima. Sólo quiero que se tome conciencia.

T-O-D-O-S somos susceptibles de tener el Covid. En mano de todos está la posibilidad de parar esto. A la mínima señal, ve al médico!

No lo hagas por ti, hazlo por tus seres queridos. Quizás tu no lo pases mal, pero quién sabe el resto?

O nos cuidamos nosotros… O esto no funciona!

Esta entrada tiene 6 comentarios

  1. Monika Prz

    Bufff Maria vaya fin y comienzo de año… Me alegro que estéis todos bien. El mayor miedo que yo tengo de esto ya no es cogerlo, sino el como va a afectar… es tan variopinto… espero que el problema posterior fuera algo puntual y quede ahí… toca seguir cuidandonos porque como dices nadie estamos libres, ni con todo el cuidado del mundo. Mucho ánimo!! A ver si esto empieza a bajar y más pronto que tarde podemos volver a vivir… un abrazo.

  2. Laura

    Siento todo lo que os ha tocado vivir, pero me alegro enormemente que escribas sobre tu experiencia porque hay mucha gente que cree que a ella nunca le va a tocar. Nos puede tocar a todos por eso cuánta más responsabilidad menos peligro.

  3. PucelaconPeques

    Cierto, hay mucha gente que piensa que no va con ella, y no es verdad. Nosotros salvo para el colegio o trabajar poca cosa más hacemos… Pero sobre todo duele ver que gente que ha estado en contacto directo, no quiere ser rastreada para poder seguir haciendo su vida normal, sin pensar en las consecuencias que eso puede tener para el resto

  4. PucelaconPeques

    Muchas gracias Mónika. Yo también espero que todo esto termine y que mi dolor fuera puntual… Lamentablemente es lo que nos ha tocado vivir, y soy consciente que al lado de muchísima gente lo nuestro es una chorrada… pero no son pocos los casos de asintomáticos que luego tienen unos efectos brutales. Esperemos que no sea el caso! Un abrazo y gracias!!!

  5. JOSE LUIS CARPINTERO OTERO

    Hola María, lamento mucho lo que os ha tocado vivir. Deseo que te recuperes pronto, y que tu dolor fuera algo puntual y no sea ninguna cosa grave. Me parece lamentable, que gente con tal de seguir con su nivel de vida, pase de hacerse pruebas, y lo peor de todo pudiendo contagiar a mucha gente siendo asintomáticos.
    Espero que tus palabras resornen en la conciencia y la cabeza de mucha gente irresponsable, les haga cambiar de actitud, y vean de una puñetera vez, que esto del Covid, nos puede llegar a todos sin quererlo,, aún siendo responsables, y tenemos que poner remedios entre todos, para vencer a esta enfermedad. Un abrazo fuerte y cuidate mucho.

  6. PucelaconPeques

    Muchísimas gracias por tus palabras siempre José Luis!

Deja una respuesta