Rayos de esperanza

Rayos de esperanza

A raíz de varias vivencias de personas que conozco y a las que aprecio, me he dado cuenta que la vida son dos días y que hay que exprimirlos a tope. Me he propuesto dar voz a esas personas, madres o padres, gente a la que se llama «madre/padre coraje», aunque personalmente es una palabra que no me gusta nada. Siempre he pensado, y por experiencias propias, que uno no es madre coraje por vocación o por una fortaleza especial, no. La vida te pone a prueba, al límite y quieras o no tienes que tirar para adelante… no queda de otra. No me siento nadie especial, ni fuerte, ni nada por el estilo… por desgracia para mi, la vida me ha ido poniendo a prueba en diversas ocasiones y desde hace tiempo. Con 14 años empecé con migrañas, y ahí siguen. Mentiría si no dijera que han condicionado mi vida, porque lo han hecho y mucho. Mi juventud estuvo alejada de discotecas por el ruido, el humo y el alcohol… detalles incompatibles con mi «bestia». Siempre me planteé ser soltera para que nadie tuviera que soportar mis migrañas. Y cuando nacieron mis sobris e hijas algo que me aterraba y aterra es que puedan heredarlas… porque es algo que no se lo deseo ni al ser más ruin de la Tierra… Aparte de eso, me tocó luchar por ser madre. No fue nada nada fácil. El embarazo no es tan sencillo de lograr como lo pintan y cada vez tengo más claros que «los fallos» no lo son. A eso, se unieron más historias pero tampoco busco con esto ni dar pena ni ir de víctima, todo lo contrario. Quiero dar esperanza a personas que puedan estar en situaciones parecidas o puedan estarlo… Y si alguien se anima a contar su historia, será un placer y prometo guardar el anonimato y respetar lo que desee contar. Mi mail es [email protected] Y recordar, la vida es dura… pero merece la pena!!!

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Hola, esta sección me parece muy muy bien. Dónde te te puede enviar una experiencia ?

Deja un comentario