Mi bestia particular

Mi bestia particular

Buenas noches! Llevo una racha sin publicar nada especial por las noches, pero mi querida “bestia” particular me está dando mucho la lata últimamente…  Ya he comentado en más de una ocasión, que sufro de migrañas. Y hoy que parece que el dolor no es tan bestial ni me molesta tanto la luz y puedo pensar… os quiero hablar de lo que significa una migraña…

Cuando dices que tienes migraña, la mayoría de la gente te dice “ah, qué te duele la cabeza”. No, perdona, no me duele la cabeza, tengo una crisis de migraña. Y es que un dolor de cabeza no es para nada comparable con lo que supone este monstruo llamado migraña. Partiendo de que un dolor de cabeza, con un analgésico suele desaparecer y no te incapacita, y la migraña ni con pastillas de las más potentes muchas veces desaparece y te incapacita totalmente… Así que no, no me duele la cabeza. Tengo MIGRAÑA.

En mi caso, llevan viviendo conmigo desde los 14 años… recuerdo 8º de EGB como un verdadero calvario… Visitas y más visitas a la médica de cabecera que tenía en ese momento. Mi impotencia por no dar con una pastilla que me quitará el dolor, y sentirme un conejillo de indias probando y probando pastillas cada vez supuestamente más fuertes… pero todo esto, sin ser derivada al neurólogo! Y es que ese es un gran problema del que no se es consciente, cuando llevas meses y meses con dolor, por favor, sr médico de cabecera derive al neurólogo que para eso se supone que es el especialista en el tema!

En concreto, hasta que no tuve una crisis horrible allá por COU, donde mis padres ya asustados de verme llorando por el dolor mientras estudiaba y ver el pasotismo de mi médica, me llevaron a urgencias del hospital. Allí tras hacerme pruebas por si podría ser meningitis, me mandaron unas pastillas preventivas y Valium para unos días (debo reconocer que me decepcionó mucho el famoso Valium… o mi tolerancia es bestial, o 0 efecto), y en el informe establecieron claramente que se me debía remitir al neurólogo… pues aún así, la médica se resistió!

Cuando por fin logré ser vista por una neuróloga, tras hacerme mil preguntas de todo tipo… desde cómo había sido el embarazo y parto (menos mal que iba conmigo mi madre), hasta mis hábitos normales, me mandaron una seria de pruebas para descartar tumores o malformaciones, un scanner y un electroencefalograma (este último no entiendo el por qué, pues sobre todo es para valorar la epilepsia…). Nada, se me diagnostico por fin como Migraña. Me recetaron los famosos triptanes, que son unas pastillas específicas para tratar el dolor… Pero debo decir, que nunca he conseguido que ninguna pastilla me haga mucho efecto por mucho tiempo….

Mi vida transcurrió así. Con rachas mejores y rachas horribles… El primer año de carrera fue una pesadilla, un mes en mi habitación porque no soportaba ni el ruido ni la luz, pero bueno, ahí asumo parte de culpa por hacer caso a la ginecóloga y tomar la píldora… algo que es totalmente una bomba para un migrañoso!

Pasaron los años, traté de seguir viviendo como pude. Ahora que miro hacia atrás, me doy cuenta que el dolor cambió bastante mi forma de ser… me volví más taciturna, evitaba los ruidos, las aglomeraciones, los ambientes muy cargados… supongo que me encerré más en mi misma. Y renuncié a actividades de ocio de los jóvenes por el miedo a que volviera mi “bestia”… pocas discotecas he pisado.

Durante muchos años, muchos médicos me dijeron que seguro que en los embarazos y puede que después, cambiará y desaparecieran mis migrañas. Errorrrrrrrrrrrrrrrrr

De hecho, con la llegada de las redes sociales, investigue más sobre mi bestia para tratar de conocerla más y conseguir vencerla. Conocí diversos grupos para migrañosos o personas con dolor de cabeza por Facebook. Allí aluciné cuando muchas mujeres se cuestionaban el deseo de ser madres por miedo… Por favor! Que se supone que es una enfermedad común. conocida desde siempre… y se permite que la gente viva así??? Con tanto miedo? Con tanta angustia? Con tanto dolor???

Cuando llegué a Valladolid, mis dolores seguían allí, así que mi médico de aquí me derivo de nuevo al neurólogo. Probamos diferentes tratamientos con el objetivo de prevenir el dolor. Algunos funcionaron algo, otros nada… En el momento en que le planteé que queríamos ser padres, tuve que suspender todo tratamiento preventivo por posibles efectos adversos y los triptanes para el dolor, fuera, son abortivos. Así que, no es que sólo durante el embarazo no puedas tomar nada, sino que el tiempo que estés tratando de conseguir quedarte embarazada tampoco! En ese tiempo, sólo magnesio y un tratamiento que me ponía el neurólogo de pinchar directamente en la cabeza analgésicos…

Supongo que estaréis pensando, pero no has probado otra cosa? Por supuesto! Acupuntura, masajes, reflexología, dieta, hierbas… como aquel que dice, sólo me queda probar ir a un curandero o algún ritual medio de magia! También me hice hace poco el famoso piercing, y salvo lograr infecciones, nada, el dolor sigue ahí.

Y lo peor, durante los embarazos también! Y os aseguro que aguantar a pelo una migraña es horrible… siempre recordaré un día, las ganas de darme cabezazos por la impotencia del dolor y no poder tomar nada salvo paracetamol que para alguien como yo, es como un caramelo!

Tuve a las dos, y sigo con dolor. De hecho creo que es de mis peores temporadas desde hace dos años… No recuerdo casi días sin dolor. Ahora además de la luz y el ruido, el olor me despierta el dolor! Y lo peor no es el dolor… es todo lo que conlleva.

Cuando tienes migraña, en mi caso muchas veces se me duermen los brazos y tengo sensación de debilidad de piernas (el aura de la migraña), me siento mareada y siento como que me cuesta muchísimo pensar… Es como si me volviera muy lenta a nivel mental… y se me olvidan cosas, cuando os aseguro que otra cosa, pero memoria tengo lo que más!

Un día recuerdo que al ir a echar gasolina al coche… de repente, el dolor… no sabía ni volver a mi casa! Fue horrible.

Actualmente estoy con botox, pero parece que tampoco está funcionando mucho que digamos…

Pero si escribo todo esto, no busco ni remedios mágicos (ya no creo en ellos), ni compasión ni nada… Sólo pretendo que si alguien lee todo este tocho, al menos cuando alguien le diga que tiene migraña, sea un poco más comprensivo con esa persona…

Deja un comentario