Aprendiendo con… Eva Santos López sobre Inteligencia Emocional

Aprendiendo con… Eva Santos López sobre Inteligencia Emocional

Empezamos un nuevo apartado en la web donde compartir el conocimiento de profesionales. Hoy empezamos aprendiendo con Eva Santos López sobre Inteligencia Emocional

Hoy aprenderemos cómo trabajan la INTELIGENCIA EMOCIONAL desde el Centro Pedagógico Eva Santos López.

aprendiendo con Eva Santos López sobre Inteligencia Emocional

¿Qué es la Inteligencia Emocional?

Cuando hablamos de Inteligencia emocional nos estamos refiriendo a la capacidad que tenemos las personas para percibir las emociones tanto las nuestras como las de los demás.

Por tanto, para poder adquirir habilidades sociales y crear un ambiente positivo con las personas que te rodean, manejar situaciones conflictivas, tener autocontrol, autoconocimiento positivo que se generalizará a todas las tareas de la vida, la inteligencia emocional es IMPORTANTE Y FUNDAMENTAL.

Hay familias que la plantean la cuestión de que a qué edad es importante trabajar la educación emocional, pues bien, es cierto que los niños a los 3 años empiezan a identificar los estados emocionales propios y ajenos y pero se puede entrenar a cualquier edad y ante cualquier conflicto.

¿Para qué sirve?

Estamos aprendiendo con Eva Santos López sobre Inteligencia Emocional. Hay cuatro partes importantes en la inteligencia emocional las cuales se entrenan parte a parte para que formen un todo.

1. PERCEPCIÓN EMOCIONAL:

Percibir, identificar, valorar y expresar emociones. Esta habilidad nos ayuda a reconocer nuestras emociones y las de los demás debido a los gestos, la expresión de la cara, el tono de voz… así reconoceremos si hoy estamos triste, si mamá o papá están contentos, si mi amigo está enfadado…

2. FACILITACIÓN EMOCIONAL:

Te permite relacionar lo que sientes con el “problema” que se presenta.
EJEMPLO: Tienes que hacer muchos deberes que te resultan difíciles y no consigues sacar fuerza de voluntad para hacerlo. Caso negativo: pones el foco de atención en el marrón que te ha caído encima, lo bien que te sentirías si estuvieras haciendo otra cosa, lo amargante que es tu vida por tanto, te deprimes, al final no haces nada. Caso positivo: piensas en las consecuencias positivas que tendrá terminar los deberes (orgullo, satisfacción, una buena nota…). Sin embargo: es que todavía veo muy lejos esas consecuencias positivas. No pasa nada, en ese caso puedes pensar en alguna actividad agradable que vayas a hacer después de la tarea.

3. COMPRENSIÓN EMOCIONAL:

Analizar y comprender las emociones propias y de los demás. Esta habilidad nos ayuda a pensar antes de actuar. EJEMPLO: Me gustaría que un amigo mío jugará conmigo a un juego que a él no le gusta mucho, él no me dice que no abiertamente pero sí se observa en sus gestos y en su cara
que no quiere hacerlo, yo insisto e insisto… con esta habilidad soy capaz de comprender por los gestos de mi amigo que la actividad propuesta le incomoda y puedo cambiarla.

4. REGULACIÓN EMOCIONAL:

Proporciona la adecuada gestión de las emociones. EJEMPLO. Siguiendo el caso anterior puedo optar por comprender las emociones de mi amigo o por el contrario seguir insistiendo para que haga lo que yo quiero hasta llegar a enfadarnos. Según sean mis estrategias resolveré positiva o negativamente la situación.

aprendiendo con Eva Santos López sobre Inteligencia Emocional

Deja una respuesta