Otro año que se va

Otro año que se va

Hoy acaba por fin el 2020, otro año que se va. Seguramente el año en que más personas coincidimos en querer que acabe de una vez! Quién nos lo iba a decir hace un año todo lo que estaba por venir???

Es tiempo de reflexionar y hacer balance…

Para mí 2020 será un año que sin duda nunca podré olvidar…

Como persona

2020 será el año en que dije adiós a mi padre

Seguramente sea como más lo recuerde.

Este año, sin lugar a dudas, ha sido un año en el que muchísimas personas hemos tenido que decir a seres queridos. Y lo más duro, las circunstancias. Sin poder estar (apenas) a su lado, sin poder abrazarles, sin poder tocarles…

Para mí sin duda es lo más duro de asimilar, el pensar que siempre que estuvo enfermo pude estar ahí, a su lado, allá donde fuera: Guadalajara, Madrid, Valladolid. Dándole la murga. «Discutiendo» por la comida, por su humor… Pero pudiendo estar ahí, a su lado. Dándole mi mano, o riendo con él…

Sé que al lado de muchísima gente, a pesar de todo, he sido afortunada y pude verlo. Nunca podré dar las gracias lo suficiente a la nefróloga de la Princesa (Madrid) por su calidad profesional y humana. Por facilitar todo para que en pleno estado de alarma pudiera ir a despedirme de él… aunque luego fue un «cabezota» hasta para eso, y tardo mucho más tiempo en irse… Nunca 2 horas y media se me hicieron tan largas ni duras… Pude verle otras tres veces más… pero «sé» que la última vez que nos vimos, no me reconoció. ¿Cómo podría? Si parecía un astronauta con la EPI… sus palabras se quedarán grabadas en mi mente «aquí hay un gran misterio, pero pienso resolverlo».

Creo que al igual que mi padre, muchos de los que se han ido, pensaban que estaban con extraterrestres o a saber… pero tanto tiempo solos en sus habitaciones, cuando entraba alguien con tanta EPI y demás… parecíamos cualquier cosa más que personas.

Pero me quedo con lo bueno. Con que a pesar de haber podido estar muy poco, pude estar. Con que fue a su querido pueblo Luzón, donde pudieron acompañarle aunque fuera en la distancia, parte de sus amigos… con que hacía un sol increíble y le habría encantado ver tan bonito su pueblo!

Mi padre, Leandro, era un gran tipo. Muy querido por mucha gente, pues se deslomo, no sólo por su familia, sino por su pueblo y por la gente que quería. Ojalá pueda llegar a ser la mitad de grande que él…

Además

Como todos, tuve que aprender a vivir 24h con mis hijas todos los días en casa sin salir! Todo un reto a la paciencia y a la convivencia. En mi caso, estoy acostumbrada a compartir muchas horas con ellas. De hecho pasamos mes y medio viajando en familia por América hace unos años… Pero en casa todo el día?!!!

Tuve la suerte de poder probar la nueva inyección para las migrañas, mi gran enemigo y constante en mi vida. Y digo suerte, porque sé que no se lo dan a todo el mundo por desgracia. Si no fuera gracias al sistema público de salud que disponemos en España, yo tampoco podría optar a ella, pues cada inyección cuesta 250€! No puedo decir que haya sido la cura definitiva, porque siguen ahí, amenazantes y visibles cuando menos me lo espero… pero al menos ahora disfruto de algunos días al mes sin migraña, lo cual es todo un logro para mí!

Otro año que se va

Con todo esto, he aprendido mucho. Ya aprendí hace años por desgracia, que es en los peores momentos cuándo se ve quien está y quien no. Pero este año me ha quedado aún más claro.

Por desgracia, los que creíamos que esta situación sería una oportunidad para sacar lo mejor de la gente, nos equivocamos. En general, ha sacado lo peor. Y la buena gente que ha salido, no es porque de repente haya recapacitado, no. Es porque ya era buena! Lo siento por ser tan sincera. Pero la hipocresía no va conmigo, y cada vez menos. En mi caso tengo muy claro: quien siempre, quien a veces y quien nunca.

Como blogger

Ha sido un año bastante positivo para «Pucela con peques». Cada día sois más los que confiáis en mí y en este espacio para disfrutar de Valladolid y provincia.

Me habéis demostrado un gran cariño en mis meses más amargos y sentiros súper cercanos.

He conseguido gracias a vuestro apoyo, el premio Madresfera en la categoría de Ocio familiar. Algo que no había pensado ni por asomo este año con tantos líos, y que me dio un gran chute de energía y ganas de continuar.

Otro año que se va

Varios profesionales han confiado en mí para ganar mayor visibilidad, algo que agradezco enormemente, pues los principios no son fáciles y que haya profesionales que cuenten contigo y crean en ti, es maravilloso.

Para el próximo año, espero poder dar el salto que realmente deseo para «Pucela con peques» y para mi… pero eso será en el 2021!

 

Deja una respuesta