Manco Cápac y Mama Ocllo, los primeros Incas

Manco Cápac y Mama Ocllo, los primeros Incas

Buenas! Hoy es lunes, así que para retomar el blog como se debe, retomo la costumbre de empezar la semana con un libro o un cuento. En concreto hoy, quiero compartiros la historia-leyenda de cómo se fundo el Imperio Inca…

Inti, el dios Sol, viendo el estado penoso de los hombres, creó una pareja: Manco Cápac y Mama Ocllo. Les colocó un cetro de oro, y les ordenó construir un gran imperio. Ellos enseñarían a los hombres las reglas de la vida civilizada y a venerar su dios creador, el Sol. Pero antes, Manco Cápac y Mama Ocllo debían fundar una capital.

Inti les confía un bastón de oro diciéndoles esto:

“Desde el gran lago, adonde llegarán, marchen hacia el norte. Cada vez que se detengan para comer o dormir, planten este bastón de oro en el suelo. Allí donde se hunda sin el menor esfuerzo, ustedes construirán Cuzco y dirigirán el Imperio del sol.”

La mañana siguiente, Manco Cápac y Mama Ocllo aparecieron entre las aguas del lago Titicaca. La riqueza de sus vestimentas y el brillo de sus joyas hicieron pronto comprender a los hombres que ellos eran dioses. Temerosos, los hombres los siguieron a escondidas.

Manco Cápac y Mama Ocllo se pusieron en marcha hacia el norte. Los días pasaron sin que el bastón de oro se hundiera en el suelo. Una mañana, al llegar a un bello valle en el cerro Huanacauri, el bastón de oro se hundió dulcemente en el suelo. Manco Cápac y Mama Ocllo se establecieron allí.

Era ahí que había que construir Cuzco, el «ombligo» del mundo, la capital del Imperio del Sol. Ambos ayudaron a mejorar el lugar; Manco Cápac enseño a los hombres a trabajar la tierra y a construir canales. A las mujeres, Mama Ocllo les enseñó a coser, cocinar y hacer telares.

Deja una respuesta