Afrontar una UCI

Afrontar una UCI

Buenas noches! Hace unos días os hablé de mi experiencia con Prematuros, por cuestiones ajenas a mi voluntad, no he podido hasta ahora escribir más del tema.

En el primer post, os hablaba de por qué pueden nacer tan prematuros y de la angustia que se siente al ponerte de parto, sabiendo que no es el momento. Hoy os quiero hablar de las horas que siguen, de las primeras horas de vida, de cómo es una UCI pediátrica… no pretendo sentar cátedra, ni dar información sanitaria, pues ni soy experta ni lo pretendo… solo quiero que sepáis lo que se siente como padres, por si os toca vivirlo o por si os toca apoyar a unos padres que lo vivan…

Primeras horas

Como ya os conté, mis niñas nacieron de 25 semanas, por lo que según salieron pasaron rápidamente con los pediatras y neonatólogos que ya estaban preparados en la habitación contigua. Yo ni las vi, pero al menos pude oír que estaban vivas… Allí imagino que harían lo más urgente para estabilizarlas y rápidamente, las subieron en incubadoras a la UCI Pediátrica. Fue ahí, en el pasillo donde su padre pudo verlas fugazmente… luego pudo subir a la UCI donde pudo verlas un poco más, hacerlas su primera foto para que yo al menos pudiera verlas y recibir el primer parte médico…

No era nada esperanzador… los médicos de la UCI nunca nos trataron con paños calientes, fueron siempre súper amables y humanos, pero nunca omitieron ningún tipo de información, más bien al contrario, siempre nos pusieron en lo peor. No creían que salieran pues eran muy inmaduras, y es que realmente el peso no importa, lo que importa es el grado de maduración. En su caso, lo único bueno es que su grado de maduración si era el que correspondía con su edad fetal… pero claro, estamos hablando de que habían nacido 3 meses antes! Por lo que evidentemente, la naturaleza aún no había terminado de realizar todo su proceso… Su mayor problema fue la maduración pulmonar.

Al día siguiente, cuando por fin pude subir a verlas… es complicado de explicar. Si de por sí, muchas madres tienen sentimientos de culpa, imaginaros en mi caso… me sentía tan culpable de no haberlas podido aguantar más tiempo dentro… sentía que la que tenía que estar allí, llena de tubos y máquinas era yo, no mis niñas… Sé que no es así, pero una cosa es lo que te diga la razón y otra tu corazón…

Cómo es la UCI

En mi caso, nacieron en el Hospital Clínico de Valladolid, gracias a Dios, pues en el 2010 era el único hospital de Valladolid con UCI pediátrica, ahora también tiene el Río Hortega. La UCI Pediátrica está en la planta 8… qué de horas pase allí!

Mi primera impresión al llegar, es que la habían puesto muy chula con vinilos de niños en las puertas y paredes… aunque al final, les termine cogiendo hasta manía! Pero creo que se agradece esa humanización de los espacios, el dar un toque de color allí donde hay sufrimiento.

Para entrar en la UCI es necesario que te abran por dentro, y al menos en ese momento, había pautadas unas horas de visitas por la mañana y la tarde. Una vez dentro, hay que lavarse con mucho cuidado las manos y dependiendo del caso, puede que toque taparse más o menos. En nuestro caso, no era necesario pues estaban en incubadoras así que el único contacto sería con las manos. Ellas estaban en una sala separada, cada una en una incubadora… Por más que trato de imaginar su tamaño, me resulta imposible pues estaban llenas de tubos, cables… máquinas alrededor…

Eso es algo que no olvidaré jamás… Tantas máquinas y pitidos… en esa época, incluso cuando no estaba allí, me parecía oír pitidos en todo momento! Pero es normal, tienen que controlarles absolutamente todo! De hecho, llevaban un registro casi cada pocas horas de pesos, saturación de oxígeno en sangre, alimentación…

Como veis, al final terminas aprendiendo y todo vocablos que no habías oído jamás! Si os parece, intento describiros un poco todo lo que había en la habitación:

  • Monitores, que avisan mientras alarmas de luz y sonido a las enfermeras y médicos. De estos había muchos:
  1. Monitor de frecuencia cardiaca y respiratoria, que mediante 3 cables que unen el aparato con su piel dicen cómo es el ritmo cardíaco y respiratorio del niño.
  2. Pulsioxímetro, mide la oxigenación de la sangre para regular cuanto oxígeno necesita. Es como una lucecita roja en una tirita que se lo ponían o en la mano o normalmente en el pie para que no se les quitará.
  3. Monitor de oxígeno y/o dióxido de carbono transcutáneo, con un sensor puesto en su piel, le miden la cantidad de oxígeno y dióxido de carbono que tienen.
  4. Monitor de presión sanguínea, mide la presión arterial periódicamente mediante un manguito puesto en el brazo o la pierna. A veces es necesario colocar un catéter para tomar una medida más exacta.
  5. Monitor de temperatura, para regular el calor del niño y de la incubadora.
  6. Catéter en vena o arteria, para meterle los medicamentos o líquidos.
  • Además, en su caso tenían un tubo endotraqueal que facilitaba la llegada del aire a los pulmones.

En mi caso, las médicas me animaron desde el primer momento a estimular la subida de la leche, pues los estudios demuestran los beneficios de la leche materna en los bebés prematuros… así que, rápidamente a comprar un sacaleches (también los prestan en los hospitales) para poder colaborar en todo lo posible. En mi caso, soy muy alemana para estas cosas, y cada 5 horas le daba al aparato, evidentemente respeto la opinión y opción de cada madre, yo también es que era muy vaca lechera y enseguida tuve leche y mucha… pero para mi era como ir a terapia, era mi manera de sentirme más cerca de mis niñas.

Continuará…

Deja un comentario