17 de diciembre

17 de diciembre

Buenos días! Lunes de cuento… así que nuestra propuesta para el calendario de Adviento virtual es eso, un cuento.

Más que un cuento, os propongo conocer personajes navideños, os animáis?

Si os pregunto el nombre los Reyes Magos, seguro que los sabéis, no? Pero, y lo que portaba cada uno como regalo al Niño? Melchor llevaba mirra, Gaspar el incienso y Baltasar el oro. Por si os apetece colorear con los peques, pinchar aquí y tenéis imprimibles.

Y ahora, si os pregunto por el Olentzero… o el Apalpador… o el Esteru… o el Anguleru… o el Tientapanzas??? Los conocéis? Pues son también tradiciones nuestras… os apetece conocerlos?

El Olentzero

Creo que es el más conocido fuera de Euskadi. Es un personaje mitológico navarro, que encarnado en la figura de un carbonero, lleva los regalos en Navidad por Navarra y País Vasco.

En un principio era un viejo un poco huraño, pero con la influencia de San Nicolás y Papá Noel, se fue volviendo más bonachón y dejo de dar miedo a los niños.

Sus orígenes probablemente se remontan a tradiciones precristianas, que simbolizan el paso de lo viejo a lo nuevo con el Solsticio de invierno… Si viajáis por el País Vasco, veréis más de uno en algún balcón. Nosotros tenemos uno de nuestra escapada hace años a Vitoria.

El Apalpador o Pandigueiro

Es de las zonas del este de Galicia, y también es personaje mitológico enmarcado en la figura de un carbonero.

Según marca la tradición, baja la noche del 24 de Diciembre y 31 de diciembre, a tocar el vientre a los niños para ver si han comido suficiente durante el año, dejando un montón de castañas, o en ocasiones algún regalo, y deseándoles que tengan un año nuevo lleno de felicidad y comida.

El Esteru

Es un personaje navideño originario de Cantabria. Y se trata de un leñador que durante el día de Navidad lleva regalos a los hogares de la región.

Cuentan algunas personas mayores del Valle de Ruiseñada en Comillas que hace muchos años en los bosques de Cantabria un hada buena se encontraba peinándose en el río y unos diminutos duendes empezaron a gritar y alborotar tanto que el hada se acercó y los trastolillos la dijeron:

-“Es un bebé, un bebé humano”, “¿por que lo dejaron aquí?” -preguntaban.

-“No sé” -dijo el Hada- “en ocasiones es difícil comprender a los humanos”.

-“Desde ahora” -dijo el Hada al niño- “te llamaremos Esteru, y te daré los regalos de Valentía y Bondad durante toda tu vida”.

Y cogiendo al bebe lo llevó a la casita de un matrimonio que vivía en el bosque y no tenían hijos. Y durante muchos años Esteru creció feliz con sus padres adoptivos, cada día ayudaba a su padre cortando y haciendo coloños de madera para venderlos por los pueblos. Después de muchos años los padres de Esteru se murieron y el se quedo muy triste y solo, se fue haciendo viejo y se entretenía en hacer figurillas de madera que luego llevaba con su burru como regalo a los niños de los pueblos que visitaba. Esteru era muy querido por los niños, especialmente en uno de los pueblos donde vivían varios niños huérfanos en una casa de acogida que visitaba siempre que podía. Y así todos los años, pero un día una galerna que asoló los pueblos y montañas de Cantabria, destrozó muchos tejados y ventanas y Esteru que se dirigía al pueblo, al llegar vio como un rayo caía en la casa de los niños huérfanos y esta empezó a arder en llamas. Esteru dejó a su burru, corrió rápidamente a la casa y cubrió a los niños, que estaban aterrados, con mantas y los hizo salir por una ventana. Pero al tratar de salir él, una enorme viga le cayó encima y cayó tendido con gran dolor y su corazón dejo de latir, en ese momento su burru comenzó a rebuznar insistentemente. Las personas y niños que contemplaban la escena no pudieron hacer nada y se echaron a llorar. Pero en ese momento una enorme y brillante luz les sorprendió a todos desde el interior de la casa. Nadie podía ver lo que sucedía dentro. Pero dentro de la casa el hada buena que había encontrado a Esteru cuando era un bebé, apareció junto a él y le susurró:

“¡Esteru! ¡Esteru!. Y empezó a decirle ¡Esteru!, tú has sido bueno en vida y con un gran corazón, has dado tu vida por los demás. Por eso no quiero que mueras y quiero que vivas para siempre, de ahora en adelante tú harás los juguetes para los niños de Cantabria.“¡¡Y nosotros te ayudaremos!!” dijeron todos los enanucos.

Y desde entonces todas las navidades, Esteru recorre todos los rincones de Cantabria con su burru repartiendo juguetes y regalos a los niños para que sean felices.

El Anguleru

Nació desde la ilusión de la Asociación Garabuxada y con dos objetivos claros: promocionar San Juan de la Arena y crear una figura navideña que estuviera más relacionada con Asturias que Santa Claus o los Reyes Magos de Oriente. Y así fue naciendo el personaje.

Primero se decidió que tenía que ser un pescador de angulas; después, cómo tenía que ser para ir dándole forma y vida. Se decidió que tendría una barba larga y tupida, que llevaría un gorro negro, que vestiría ropa de pesca amarilla y que calzaría unas botas de agua. Además, le acompañaría una lámpara de carburo y un seranzu. Viajaría en una xalana, y llegaría a puerto cada 24 de diciembre para repartir los regalos a los niños que cumplieran dos requisitos: ser buenos y trabajar duro, como él

Y así poco a poco, se fue ganando el cariño de muchas familias asturianas!

El Tientapanzas

Personaje tradicional de Écija. Según los mayores de la ciudad, Tientapanzas viene a casa para comprobar que los niños comen bien.

Dicha comprobación la hace mientras duermen y tocando la barriga y del resultado informan a los Magos de Oriente que actúan en consecuencia. Tientapanzas visita los hogares en Nochebuena o Nochevieja, según cada familia, y en algunas ocasiones también trae regalos a los niños.

Deja un comentario