Viaje al pasado 

El viajar no es sólo ir a un sitio o descubrir nuevos lugares o culturas. El viajar también puede ser, un reencuentro con el pasado. Con nuestra historia. 

Y eso vivimos no hace mucho, cuando alejándonos de las principales vías de comunicación,  recorrimos carreteras que nos llevaron a disfrutar de pueblecitos anclados en el pasado, e incluso en el olvido…

Rello, pueblo soriano que nos traslada a un lejano y noble pasado, con su estratégico emplazamiento en lo alto, su muralla y castillo. Dignos habitantes, que sin ninguna ayuda pública, han sabido conservar sus callejuelas y sus casitas. .. gracias.

Rello, Soria

Seguimos la ruta por carreteras sin más movimiento que el nuestro, divisando viejas atalayas cuyo pasado apenas si interesa.

Parada obligada en San Baudelio de Berlanga para admirar sus frescos románicos y su peculiar “palmera” en medio de la llanura soriana.

Palmera de San Baudelio de Berlanga, Soria

A deleitarnos con la riqueza gastronómica de Berlanga de Duero.  Noble pueblo y nobles viandas. Asombrarnos con el “lagarto” de su magnífica Colegiata y la belleza que esconde ésta en su interior.

Berlanga de Duero, Soria

Y sentirnos grandes sobre la Fortaleza Califal de Gormaz, la más grande de Europa y sin apenas visitas…

Y acabar a sus pies con otra joya, su ermita con sus recién descubiertas pinturas románicas.

Un viaje al pasado,  que nos hace cuestionar lo que se valora en el presente…