Depresión postparto

Buenas noches! Hoy tengo el honor de poder compartir con vosotros, esta entrada que me ha escrito “Diario de una madre rebelde”, cuyo blog os recomendé y recomiendo si os interesa conocer la maternidad real…

GRACIAS amiga!

Depresión Postparto

Sí, la depresión postparto existe y en mayor número del que creemos. Una de cada cuatro mujeres la sufren. Yo he sido una de ellas. Y lo digo sin ningún tipo de pudor porque no es algo que se elija, es una enfermedad como otra cualquiera por mucho que lo mental esté estigmatizado.

Al principio pensaba que podía ser el “baby blues”, es decir, un par de semanas donde la reciente madre se siente más triste, abrumada, agobiada, ansiosa, superada. Pero al cabo de dos meses ya no podía más. Mi estado anímico me impedía disfrutar de mi pequeño bombón lo cual hacía que la ansiedad empeorase. Me pasaba el día llorando. Hundida emocionalmente.
Busqué información por internet y la verdad que fue peor. Solo veía madres felices, radiantes, que seguían idealizando la idea de la maternidad y por otro lado, leí blogs que describían unos tipos de pensamientos macabros de personas con depresión postparto, que me aterraban.


Por lo que no me ayudó en absoluto. De hecho me hacía sentirme peor, por no poder estar tan feliz por mi hija deseada y temerosa por si esos pensamientos iban a pasar por mi cabeza en alguna ocasión. Gracias a Dios no ocurrió.

Tras esos dos meses en los que viví un infierno interior el cual nadie entendía, decidí ir a un especialista porque eso no era vida. Era puro sufrimiento. Era estar continuamente con una ansiedad elevada y pensando que algo iba a ocurrir en cualquier momento, hasta el punto de dejar de hacer muchas cosas por miedo irracional a que algo me pudiera pasar. Era sentirte completamente sola aunque me encontrase rodeada de personas porque tenía una lucha ininterrumpida con mi mente la cual no me dejaba tranquila en ningún momento. Me sentía la peor madre del mundo. Tenía todo lo que había deseado y no podía disfrutarlo. De hecho más bien me parecía que lo estaba sufriendo.

Entonces es cuando directamente me fui a urgencias para que me viera un especialista porque me estaba volviendo loca.
Hasta que poco a poco la medicación empezó a hacer efecto y pude paso a paso y con buena letra salir del fondo del pozo en el que me encontraba. Pero ahí no termina todo porque es una carrera de fondo, no es tomar las pastillas e ir a terapia y hala, ya estás bien. Ojalá! Pero no. Es algo que dura meses, incluso años, pero que deja de limitar tu vida y tu poder de disfrute con lo que más quieres en el mundo, tu bebé..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos

 

Responsable: María de la Peña Treviño Robisco + info
Finalidad: Envío de comunicaciones y gestión de suscripciones al blog. 
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Los datos serán incorporados a una base de datos gestionada a través de los servidores de Mailchimp.
Derechos: Tiene derecho al acceso, rectificación y supresión de los datos, a la portabilidad de los mismos, y a la limitación u oposición a su tratamiento. 
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad en http://www.pucelaconpeques.es/politica-de-privacidad/